SE VIENEN LOS PREMIOS OSCAR 2021

Este domingo a partir de las 19hs por TNT se viene la alfombra roja y luego la entrega de las 23 estatuillas.

En lo que llega la madrugada del domingo al lunes en Europa (donde hay dos sedes, en Londres y París, de los premios), cinco de la tarde en Los Ángeles (California), y arranca la 93ª ceremonia de los premios Oscar, aquí va un repaso a las 23 candidaturas y a sus posibles ganadores según la temporada previa de premios.

Este es un repaso a las 23 candidaturas y a sus posibles ganadores según la temporada previa de premios.

MEJOR PELÍCULA. Nomadland, de Chloé Zhao. No parece que haya mucha discusión. Ya que ganó el Globo de Oro a mejor drama, el Bafta y el galardón del Sindicato (en puridad, son gremios no sindicatos) de los Productores, es la película de moda. El año pasado llegaron a esta final igualados 1917 y Parásitos. El corazón, y cierta sensación eufórica que la rodeaba, señalaba al filme de Bong Joon-ho. El cerebro decía que nunca había ganado una película extranjera en la categoría principal.

MEJOR DIRECCIÓN. Chloé Zhao, por Nomadland. Sin duda. Se lo ha llevado todo: Bafta, Globos de Oro, Sindicato de Directores…. Zhao no tiene rival, y se convertirá en la segunda cineasta, tras Kathryn Bigelow, en obtener este galardón.

MEJOR ACTOR PRINCIPAL. Chadwick Boseman, por La madre del blues. Será el Oscar póstumo de la noche, y se rendirá así homenaje al que parecía llamado a hacer grandes interpretaciones, hasta que un cáncer acabó con su vida el pasado 28 de agosto. Ha ganado el Globo de Oro y el premio del Sindicato de Actores (este es el que marca la diferencia), mientras que su gran rival, Anthony Hopkins —el mejor trabajo del quinteto—, ha ganado el Bafta por El padre. Pero Hopkins ya tiene el Oscar, por El silencio de los Inocentes.

MEJOR ACTRIZ PRINCIPAL. Aquí está la batalla de este año: todas contra Frances McDormand, quien por cierto ha logrado una candidatura al menos en una ocasión en las últimas cinco décadas. Impresionante Nomadland arrasa en la noche. Sin embargo, aún queda otra consideración, la étnica. Si Davis gana (lo de Andra Day sería un sorpresón a la altura de Marisa Tomei por Mi primo Vinny), es probable, viendo el resto de los favoritos en actuación, que por primera vez en la historia no haya un solo ganador caucásico en el cuarteto de intérpretes triunfadores. Y en tiempos inclusivos, esa imagen puntúa mucho.

MEJOR ACTOR SECUNDARIO. Aquí no hay debate. Será para el londinense Daniel Kaluuya, por Judas y el mesías negro. Ha ganado el póquer de la temporada (Globo de Oro, Bafta, Critics’ Choice y el del Sindicato de Actores).

MEJOR ACTRIZ SECUNDARIA. Para la veterana coreana Youn Yuh-jung por Minari. El Globo de Oro lo ganó Jodie Foster, que ni siquiera aquí es candidata, mientras que la abuela rockera asiática se llevó el galardón del Sindicato de Actores y el Bafta. Otra estatuilla clara.

MEJOR GUION ORIGINAL. Una joven prometedora, de Emerald Fennell. En esta categoría se suelen elegir libretos más arriesgados, apuestas del cine indie, y Una joven prometedora lo es.

MEJOR GUION ADAPTADO. Si al principio de la temporada parecía claramente para Chloé Zhao, que se llevó esta categoría en los Critics’s Choice, ahora el viento sopla a favor de El padre, en cuya escritura el dramaturgo Florian Zeller ha contado con la colaboración de Christopher Hampton.

MEJOR PELÍCULA INTERNACIONAL. Otra ronda, de Thomas Vinterberg. Lo ganó todo: premios del cine europeo, Bafta… y si ha perdido ha sido contra Minari, en una disputa repetida cuando el premio se dirime entre películas en lengua extranjera. Aquí no es el caso. Sus rivales: la película tunecina El hombre que vendió su piel es un gol a la Academia; Collective es favorita en documental (y esa es la categoría que debería de ganar), y la hongkonesa Better Days está “bien, pero…”. Solo está a la altura Quo vadis, Aida?, de la bosnia Jasmila Žbanić, que podría arrebatarle el reconocimiento. El jueves ganó en esta categoría en los premios Spirit. Sin embargo, cuando una película de esta categoría suma otra nominación importante (Vinterberg también compite en dirección) suele ganar el Oscar.

MEJOR PELICULA DE ANIMACIÓN. Soul, de Pete Docter y Kemp Powers. Por la inercia de los votantes, que en cuanto compite una película Pixar, la eligen. Globos de Oro, Bafta y Annie (los galardones de los animadores) confirman su ventaja. Pero Wolfwalkers se lo merecería.

MEJOR PELICULA DOCUMENTAL. Acá hay otra batalla encarnizada. Netflix promociona Lo que el pulpo me enseñó (el peor del quinteto, aunque ha ganado el Bafta y el del Sindicato de Productores) y Crip Camp, campamento extraordinario, que se ha llevado el Spirit, el premio del público en Sundance y el Critics’ Choice.

MEJOR FOTOGRAFÍA. Todos los premios previos se los ha llevado Joshua James Richards, el director de fotografía de Nomadland y pareja de Zhao. Todos, menos el que otorga la American Society of Cinematographers, que se lo llevó Erik Messerschmidt, que debuta como responsable de la imagen en un largometraje gracias a Mank

MEJOR BANDA SONORA. Soul, de Trent Reznor, Atticus Ross y Jon Batist. Curiosamente, Reznor y Ross —líder y componente, respectivamente, de Nine Inch Nails— también son candidatos por la banda sonora de Mank, porque son los colaboradores habituales de David Fincher: con él por La red social ya ganaron el Oscar. Pero Soul se lo está llevando todo.

MEJOR CANCIÓN. Speak Now, de Una noche en Miami. Ganó el Critics’ Choice, y este año no hay estrellas  en esta categoría. La interpreta Leslie Odom jr, que en el drama de Regina King encarna a Sam Cooke, y que es también candidato a actor secundario. Solo podría tener rival en Io Sì (Seen), de La vida por delante, de Diane Warren, compositora y candidata por duodécima vez (nunca lo ha ganado) y Laura Pausini. Se llevaron el Globo de Oro.

MEJOR DISEÑO DE PRODUCCIÓN. Mank, con el diseño de producción de Donald Graham Burt y decorados de Jan Pascale. Dos razones: la principal es que es un trabajazo, y la segunda es que el Sindicato de Directores de Arte y la Set Decorators Society of America les premiaron en el apartado de época. Es cierto que en esos galardones reconocieron a Tenet en película fantástica, pero no parece rival.

MEJOR DISEÑO DE VESTUARIO. Ann Roth, por La madre del blues. Ha ganado el Bafta y el premio para película de época del Sindicato de Diseñadores de Vestuario. Roth, de 90 años, ya realizaba esta labor en los años sesenta, y tiene el Oscar por El paciente inglés.

MEJOR MAQUILLAJE Y PELUQUERÍA. Aca seguramente lo llevara el  equipo de La madre del blues: Matiki Anoff, Larry M. Cherry, Sergio López-Rivera y Mia Neal. López-Rivera es el maquillador personal de Viola Davis, y en su rostro ha recreado hasta las gotas de sudor. Previamente ya han ganado el Bafta y en el Sindicato de Hollywood de maquilladores y peluqueros.

MEJOR MONTAJE. Podria ser muy bueno que se lo lleve Chloé Zhao por Nomadland, pero el Bafta fue para Mikkel E. G. Nielsen por Sound of Metal. Aunque en los Eddie, que entrega la Sociedad de Montadores de Cine de EE UU, ganó Alan Baumgarten por El juicio de los 7 de Chicago.

MEJORES EFECTOS VISUALES. Si Tenet no gana en esta categoría, ¿qué le queda? Se llevaron el Bafta, aunque en el Sindicato de Efectos Visuales ganó el equipo de Cielo de medianoche. Como en el anterior, prioricemos la pista del Bafta.

MEJOR SONIDO. Por fin se ha reunificado la doble candidatura de sonido, lo que deja las estatuillas de competición de los Oscar en 23. ¿Cómo puede no ganarlo una película que lleva la palabra sonido en el título? Será para Sound of Metal, que vienen de recibir el Bafta y los galardones de la Association of Motion Picture Sound y de la Cinema Audio Society. Solo una señal en contra: en los Golden Reel, que otorga la Motion Picture Sound Editors, perdieron en sus tres categorías de cine. Aunque, ¿cuántos montadores de sonido votan en los Oscar?

MEJOR CORTO DE FICCIÓN. A todos nos cae bien Oscar Isaac, el protagonista del estupendo La habitación del correo. Pero en EE UU el ambiente está predispuesto a favor de Dos completos desconocidos, de Travon Free y Martin Desmond Roe, una versión de Atrapado en el tiempo inspirada en el asesinato de George Floyd: haga lo que haga el protagonista negro, siempre le mata el policía blanco. Y está en Netflix.

MEJOR CORTO DOCUMENTAL. Nunca te opongas a un corto centrado en el nazismo. Y aunque Una canción de amor para Latasha hable sobre una adolescente afroamericana asesinada en las últimas revueltas en Los Ángeles, Colette, de Anthony Giacchino y Alice Doyard, cuenta el viaje de una anciana al campo de concentración donde murió su hermano, miembro de la resistencia francesa. Oscar para Colette.

MEJOR CORTO ANIMADO. Cualquiera que haya visto Si me pasara algo, una maravilla de Will McCormack y Michael Govier sobre el dolor de unos padres cuya hija ha fallecido en un tiroteo en su colegio, entiende que la estatuilla es suya, podes verla  en Netflix.

Deja un comentario