No llores por mi Inglaterra

Ya esta todo listo para el Mundial y para ir palpitandolo este jueves 31 se estrena una propuesta cinematografica en tono de comedia que incluye al futbol a nuestra historia Colonial, en un ficticio primer partido entre argentinos e ingleses.

La historia comienza en 1806, en los albores de una Buenos Aires colonial regida por la monarquía española que se ve sorprendida por la primera invasión inglesa. El general William Beresford (Amigorena) rápidamente se da cuenta de que hay una mayor resistencia a la esperada entre la población criolla y que los refuerzos militares tardarán al menos tres meses en llegar a este territorio. Mediante una estrategia planeada por su madre(Busnelli), quien con carácter dominante controla sus actos, los convoca a la Plaza del Cabildo y para distraer la atención y tenerlos entretenidos en otro tema, les presenta un nuevo juego: el fútbol.

Absortos, sin entender bien de qué se trata ni qué es una pelota, prestan atención. Un oficial inglés, Denis Pack (Cáceres), le pide a su subalterno Cavendish (Cavenaghi), que les muestre algunas destrezas. “Esto es un juego. Incluso, se puede putear”, les dicen. Un primer guiño, en esa particular arenga, explica cómo manipular a las masas y convertirlos en una barra brava. En consecuencia aparece el insulto como la primera reacción, tras arrojarse un proyectil improvisado.

 

Convence a los vecinos del barrio La Rivera, que pertenecen a la alta sociedad, a dirimir sus diferencias con sus pares de Embocadura, que viven en la zona humilde de la ciudad. Cada uno se identifica con colores propios y así protagonizan el primer duelo futbolero nativo.

Como era esperable, la rivalidad se exterioriza y el desborde emocional es el desencadenante de algunos incidentes y la suspensión del partido. En el palco oficial, Beresford se deleita. Advierte que su distracción funciona y le propone a Manolete un reto excepcional: un mano a mano al fútbol, entre ingleses y criollos, en la tradicional Plaza de Toros.

Evelina Cabrera (Pulguita) y Diego Capusotto (Sampedrito).

Evelina Cabrera (Pulguita) y Diego Capusotto (Sampedrito).

.Argentinos e ingleses, confrontados por la pelota. Enemigos íntimos en un relato delirante e irreverente, que reversiona nuestra propia historia y eleva la pasión fraternal del futbolero, a días del Mundial.

Deja un comentario